Señales


         
Hace unas semanas las revueltas en los países islámicos nos provocaban una subida de precios del petróleo y en consecuencia una subida de precios desde la gasolina hasta al pollo. El petróleo lo encarece todo. Hay que ahorrar. Incluso en energía y ahora vamos a 110 km/h por la autopista. Se empezó a hablar de apoyar la energía nuclear, ya somos punteros en renovables (aunque nuestros bolsillos no lo noten) así que era el momento de apoyar a las nucleares. La seguridad ya no era tema de discusión, somos una civilización avanzada… y buscar combustibles alternativos al petróleo… bueno, es que aun queda, y no nos vamos a adelantar a los acontecimientos. Interesa seguir pagando petróleo y dependiendo de el.
Ahora llega un tsunami, arrasa medio Japón, bastión de la civilización avanzada y sus centrales nucleares se han quedado temblando. Literalmente. El pánico no se ha desatado entre los ordenados japoneses (aun) y se intenta minimizar el problema mientras siguen habiendo explosiones en los reactores nucleares.
Ahora nadie habla de potenciar la energía nuclear. De echo, la noticia ayer era que todos los gobiernos se echaban para atrás en sus proyectos de mantener o ampliar las centrales nucleares existentes (los que no frenaban la construcción paraban la propuesta de ley de alargar la vida de las ya existentes)
Y digo yo, no serán señales? A veces nos cuesta verlas, sobre todo con dinero de por medio, pero a mi me da miedo pensar que el que toma decisiones por mi da mas importancia a la economía en todas sus escalas que a la vida humana.  
En mi microcosmos también estoy recibiendo señales. Nuevas oportunidades (sin haberlas pedido) con propuestas muy muy indecentes pero a muchos kilómetros.
No se si son señales diciéndome que puedo esperar un par de añitos, que habrá oportunidades y que me centre ahora en ser mama y en no complicarme la vida; o bien son señales de esas de “este tren pasa una vez en la vida”.
Dichosos dilemas.
Al menos mi decisión y entender o no las señales solo me afectaran a mi y no a millones de personas.

posted under , |

0 comentarios:

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

un libro, ahora

un libro, ahora

Recent Comments