Renuncio


Si, como lo ois. Estoy a punto de abandonar, rendirme, tirar la toalla, agachar las orejas, darlo por perdido. Renunciar. Lo de que la mujer tiene las mismas oportunidades que el hombre es una falacia. Ya pueden vendernos la moto lo que quieran, pero no es verdad. Y al final, cuando sabes que da lo mismo si haces 8 que 80 pues obvio: haces 8 que cansa menos y te da el mismo resultado, no?
He tanteado el terreno y parece que me renovaran. Volvere a tener un contrato fijo. Que no es que valga mucho mas que uno temporal y ahora, con la fantastica modificacion de la ley del trabajo, menos. Pero mira, vas al banco, pides un prestamo y si que cuenta. No te lo dan de todas formas, pero al menos te ahorras las miraditas de “ande vas, alma de cantaro”.
Aprovechando la coyuntura le he dicho a mi jefe si me daba el dia que me corresponde de mudanza… igual es que no. No pasa nada. Y luego le he dicho que las vacaciones y que si estoy buscando niñera y quiero que coincidan y claro es nombrar a la niña y ves que pone cara de poker. Y le digo que un par de dias entrare una hora tarde para ir con ella al primer dia de guarde y bueno, vale, pero se le veia ese momento (joer, con los niños y el vicio de pedir…)
Luego se escandalizan de que no hay mujeres en puestos de responsabilidad. Que las mujeres dejamos nuestras carreras por los hijos. Mujeres tan preparadas y tan validas. Pues al que le interese, debe saber que si, somos tan inteligentes que sabemos cuando algo merece la pena y cuando algo de verdad nos satisface. Y nos satisface que nos valoren. Si, a la gente le dices que eres ama de casa y se rien de ti en la cara, como si no te diera la cabecita para mas pero luego quien vive en una maratón continua, aguantando malos rollos de oficina, horas de trabajo por sueldos que no compensan… no son las amas de casa, verdad?

0 comentarios:

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

un libro, ahora

un libro, ahora

Recent Comments