Valores absolutos


Esta mañana oía en la radio discutir si el estado debe o no ser impermeable a los sentimientos de las familias que se ven envueltas en conflictos internacionales (ultimo ejemplo: secuestro e inminente liberación, esperemos, de los cooperantes de Acció Solidaria) y por ende si debe o no ayudar a pagar o cumplir con lo que piden los secuestradores o bien blindarse y dejar que la familia se apañe, apoyándola diplomáticamente, ofreciendo contactos de mediadores pero nada mas.
Yo no creo en los valores absolutos. Es mas, llevo un tiempo elaborando una teoría que conjuga valores absolutos, verdades inamovibles y egoísmo y ausencia de sensibilidad hacia los demás. Aun no he llegado a en que proporción se reparte cada una. Os lo haré saber si llego a cerrarla.
Y es que vale que en términos de política internacional la cosa es complicada y hay que hilar fino pero las leyes no llegan a todas partes a todos los casos y en algún momento la línea que dibujan se difuminan.
Tampoco hace falta hablar de política para entender el tema.
Hace poco me tope con una de esas verdades absolutas que un compañero etiquetó de principios. Y sus principios no le permitían echar una firmita por una compañera que estaba teniendo un mal momento y no podía acudir a clase para cubrir el mínimo de horas que piden para darte el titulo.
Esta bien eso de tener principios, pero mejor es adaptarse al medio y me da que la gente con la verdad en la mano no ha tenido nunca que adaptarse al medio. Es gente feliz y me dan envidia. Pero también me corroen la sangre. Por que es gente con la que no puedes contar, gente que en cualquier momento te falla como puede pinchar una rueda en medio de la carretera y dejarte en la cuneta.
A mi me ha tocado adaptarme al medio, cambiar de ideas del derecho y del revés demasiadas veces para mi gusto pero es la experiencia de la vida. Y esta enseña que la flexibilidad es la mejor herramienta para sobrevivir en estos días.
Me recuerda a una cita (que como siempre, no recuerdo de quien es): a veces hay que estar un poquito loco para salir un poquito bien parado.

2 comentarios:

Vane dijo...

o como ponía en una publi de camel, a veces es mejor hacerse el tonto. Ya ves, ahora esto parece una jungla.
Un día comentando a unos compañeros q mi hijo tiene mucho caracter me respondieron q mejor, q así no le pisará nadie. Es una pena que el mundo funcione como funciona. Con un poquito de parte de todos se mejoraría mucho la situación.

Niviuk dijo...

pues si, haría falta taaan poco, pero la gente no esta por la labor. Una pena.

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

un libro, ahora

un libro, ahora

Recent Comments