El duro trabajo de (ser) Papa Noel


Nosotros somos monarquicos en este caso y solo vienen a dejar regalos los Reyes Magos. Pero circunstancias familiares (llegada del Michin, cumpleaños del comino despues de Navidades y organización de visitas familiares) nos ha llevado este año a ser visitados por Papa Noel.
Nos ha servido de entrenamiento para que el comino viera de que iba todo esto de recibir regalos porque aunque le explicabamos no acababa de mostrar esa ilusion que yo me esperaba ver ya este año.
El problema ha sido que somos unos recientes padres, cuadrando ritmos del Michin y del Comino a la vez que intentas que la casa funcione y el Comino no subsista a base de galletas y turron (sig!) y eso pasa factura y a las nueve de la noche se nos empiezan a acabar las pilas.
Ademas, como todos los niños, las noches señaladas aguantan sin dormir cuando cualquier otro dia se duermen si o si a las nueve y al final, a las diez de la noche estabamos los cuatro roncando en nuestra cama.
Un momento de lucidez, cuando el comino dijo que empezaba a tener sueño, me llevó a ayudarla a preparar los zapatos bajo el arbol y poner unas galletas y un vasito de leche para que Papa Noel repusiera fuerzas.
Y de ahi, hasta la una de la mañana dormi como un liron.
A las dos estabamos envolviendo regalos y eligiendo un par de libros de la estanteria para ponernos algo a los papas y que el Comino viera que el gordinflon de rojo se acordaba de todos en casa ( al Michin le dejó un par de calcetines que casualmente había comprado el dia de antes)
A las cinco de la mañana recordé que me había dejado un regalo debajo de la cama y tuve que hacer un esfuerzo para sacarlo ponerle un lazo y colocarlo con los demas.
Esto si es ilusión. Pensé.
Debo decir que mereció la pena. Despertarse y oir al Comino canturrear a lo lejos, sabiendo que esta en el salon.... y hacer salir pitando a papa comino de la cama cuando oyes el ruido caracteristico del papel de regalo rasgarse (os recuerdo que el comino no sabe leer y desde luego no todos los regalos eran para ella).
Si, sabía que tenia una hija independiente, pero eche de menos que viniera corriendo emocionada y sorprendida por los regalos. Si hasta echaba la bronca a Papa Noel porque no se había acabado las galletas!

posted under |

0 comentarios:

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

un libro, ahora

un libro, ahora

Recent Comments