Fin del duelo

 Hace unos dias, me encontré con un amigo de la familia. Lo vi feliz, rejuvenecido en cierto modo a pesar de su edad de jubilado y pensé cuanto me alegraba verlo recuperado y como la vida sigue queramos o no.
Hace un par de años perdió a su mujer despues de superar un cancer por un derrame cerebral mientras estaban de vacaciones. Unas vacaciones para celebrar el alta medica.
Un par de años despues esta recuperado y hablando con el, me di cuenta de que si, de que yo tambien me he recuperado y que probablemente me ha ayudado mucho el Michin pero sobretodo ha sido el tiempo.
Zoe sigue faltandome. Aun me inundan las lagrimas cuando la nombro (como ahora) pero ya no es aquella tristeza inmensa que me agujereaba el corazón. Es una nostalgia dulce. Un fue bonito mientras duró.

El duelo por Zoe ha llegado a su fin. Se ha cerrado el círculo y la prueba es que en la foto de familia de este año (por Navidad) no necesité sacar al lobito bueno que siempre la ha representado.
Zoe se aleja en el recuerdo mientras el comino se convierte en una personita fantastica. Dulce, preciosa. Maravillosa.
Y cuando me paro a pensar y me digo "que guapa es" no puedo evitar decirme con cierto cariño y amor de madre "no podía haber dos iguales".

2 comentarios:

Mamidepipe dijo...

Niviuk, soy Mamidepipe. Qué bonito lo que has escrito. Pero me ha emocionado lo de que no podía haber dos iguales. Eres una gran mujer. Eres una gran mamá. Un beso de parte de una amiga

Niviuk dijo...

Gracias mdp. Me gusta lleerte por aqui.

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

un libro, ahora

un libro, ahora

Recent Comments