Aterrizaje forzoso


El Michin llegó como un obús despues de publicar la ultima entrada de este blog.
Despues de todo un dia con molestias a las 22h se puso a llamar a la puerta, la peor parte de la dilatación pasó en el coche gritandole en la oreja a papa comino mientras el mantenía el temple (no me imagino conducir en una situación asi, por eso es super- papa comino) y para cuando llegamos, asomaba su cabecita.
Nació a las 0h35 en un parto respetado, en un ambiente de calma. Sin instrumentación, sin frases hirientes ni comentarios jocosos sobre lo mal que lo estas pasando o si dejas o no de ser escandolosa. 
Que fuera natural fue no planeado. Nunca fui a por un parto natural, pero las circunstancias, mi cuerpo, escucharme y dejarme llevar me ayudó y pude recibir al Michin tan conscientemente que me costó creer que hubiera terminado cuando salió. Me pareció tan irreal, tan facil y tan intenso al mismo tiempo que estuve en shock un buen rato. Abrazandola. Mirandola incredula.
Viví en el famoso "planeta parto" sin saberlo. Incapaz de articular palabras mas alla de monosilabos. Concentrada en el dolor, en pasarlo y en dejar al Michin y a mi cuerpo trabajar juntos. En una conexión de la que oi hablar miles de veces pero que no creía despues de un parto inducido y tan intervenido con el comino.
Y es tan facil el despues. Te sientes tan bien enseguida. A las dos horas me levantaba sin problemas y por la mañana me habría ido a mi casa. 
Ahora me molestan los puntos (el mcihin dejó huella a su paso, como Atila) pero ni con eso cambiaría un segundo de aquel dia.
Realmente fue la experiencia de mi vida y merece la pena vivirse.
Ahora el puerpio y el coctel de hormonas son un dragon khan independientemente del tipo de parto. Y la restauración de la lactancia despues de 7 meses de vacaciones esta siendo sorprendentemente dificil, pero no tanto como la primera.
El Michin me ha traido todavía mas amor, el enamoramiento es real y se extiende y multiplica hacia el comino y por supuesto al mejor hombre del mundo y el mejor padre que pudieran tener mis hijas: Papa Comino.
Por su temple, por su saber hacer y estar a mi lado, dandome agua, dandome la mano, diciendome lo orgulloso que estaba de mi al salir de la clinica con mi bebe en brazos (y no tener que dejarlo alli como sucedió con el comino) y apoyandome y dandome soporte con el coctel de hormonas que estos dias me traen loca.

1 comentarios:

MamáLowCost dijo...

Muchísimas felicidades!

Disfruta de ese embeleso :D

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

un libro, ahora

un libro, ahora

Recent Comments