Llegando a Julio


UN año mas, pasó mi cumpleaños. Normalmente no me entusiasma porque siempre hay algo que hace que no sea un buen día, pero esta vez decidi que solo me quedaría con lo bueno y eso es mi maridin y mi niña.
Me despertaron con olor a tortitas, el dia estuvo lleno de mensajitos de amor y de cariño y el dia acabó lleno de amor, igual que empezó. Los regalos son lo de menos (hace tiempo que dejé de esperar nada, para no desesperar) y asi pasó un estupendo 34 cumpleaños.
Dos dias despues nos dejaba nuestra Au Pair. Al fin, tengo que decir. la experiencia ha sido buena, repetiremos sin duda, pero afinaremos algunos detalles sobre todo lo referente a yo te doy de comer pero tu te pagas tus caprichos (sea nocilla, sea refrescos), toque de queda por la noche en dias laborables y pedir que sea cuidadosa en general. Parecen tontadas pero todo suma al final.
Cuando lo pienso mi casa parece la posada de la ONU, desde niña he hecho intercambios culturales y he viajado bastante por lo que al final en casa de mis padres primero y en la mia despues, ha pasado gente de medio mundo.
Desde la francesita con la que te escribes por primera vez cuando empiezas a estudiar un idioma a una japonesa con la que coincidí en un tren rumbo a España y con la que nos intercambiamos un breve glosario para movernos ella por España y yo por Japon.
Yuko estaba viajando durante un año sabático y coincidios en el tren Toulouse-Barcelona. Yo volvía despues de un intento fallido de estudio en Francia (ya os contare otro dia) y ella empezaba su mes en España despues de haber estado otro mes en el pais Galo. ME dio una envidia tremenda, charlamos todo el trayecto y nos facilitó la huelga sorpresa que nos encontramos a 20 kilometros de la frontera (franceses!!). Yo la invité a pasar por casa si necesitaba algo, le explique donde ver toros y cuando (pensaba que había todos los dias, como quien va al cina, vaya) y cuatro cositas mas que debía ver fuera de la ruta que se habia planeado.
A la semana o asi, me localizó y se desvió a Zaragoza. Estando en BArcelona, habian intentado robarle, llevaba mucho tiempo fuera de casa y necesitaba una cara amiga. Y estuvo en casa 3 o 4 dias.
Si, al final vio los toros (tuvo suerte que eran fiestas en Zaragoza) y creo que le descubri algun que otro rincon de España aparte del flamenco y la costa del Sol :)
Fue una experiencia estupenda y estuvimos un tiempo manteniendo el contacto, pero Japon esta un pelin lejos y bueno, perdimos el contacto. A veces me pregunto que sera de ella, como pienso en la niña rusa que estuvo con nosotros un mes cogiendo vitaminas (era una niña afectada por Chernobil) o de mi otra amiga japonesa que ilustraba mis cuentos en Francia. Y aquellos portugueses, ingleses, ohhhh, mi fantastica familia belga.... y tantos otros.
Y todas sus anecdotas debidas a las diferencias culturales.
Por lo que veo, ahora los niños no tienen esa facilidad para hacer intercambios desde las escuelas. Temas de proteccion de datos y proteccionismos varios hacen que los niños pierdan una oportunidad unica de aprender.
Ojala mi casa siga siendo ese hostal de la ONU mucho tiempo y pueda dar a mis hijos esa oportunidad que yo tuve pues hoy no seria yo sin esas experiencias.

posted under , , |

3 comentarios:

mamá de un bebote dijo...

Qué bueno lo que has contado, yo no he tenido vivencias de este tipo...y creo efectivamente que son enriquecedoras para abrir las miras.....

Me ha hecho mucha gracia lo de los caprichos (nocilla, refrescos) a mí lo de la nocilla me daría igual, pero refrescos o cosas que pesan bastante cuando vas a comprarlas me jode un montón....cargar el coche de latas de cocacola y subirlas a casa me parece un curro, para que otro las beba sin ir a por ellas.....
no es el consumible en sí, sino el trastorno de acarrearlo....

Niviuk dijo...

si es que al final te sientes una rata, pero todo suma y claro, cuando estas con mas personas piensas en los demas y si te apetece nocilla, te pones un bocata y listos, pero no te ventilas el bote de un día para otro (literalmente). Creo que sufria bulimia o algo asi... pero vamos, que la proxima vez entraremos mas en detalle :)

Elena dijo...

Hola guapa, me ha encantado esta entrada.
Tengo varios amigos muy asiduos al coachsurfing y siempre hay en su casa gente de paso.Parece muy interesante y estas experiencias te hacen ser un poco más abierto de mentes, que aquí en mi islita (Mallorca) parece que no somos muy dados a esas cosas.
POr cierto, pásate por mi blog, que te he dejado un premio
www.educandoacuatro.blogspot.com

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

un libro, ahora

un libro, ahora

Recent Comments