oportunidades cuando menos las necesitas (2)


Ah, la providencia, que siempre llega a destiempo. O igual es el momento y yo no me he enterado. Cuantas veces pienso en esa frase: la vida es lo que te va sucediendo mientras tu te empeñas en hacer otros planes. Cuanta razón!
La entrevista fue bien, me subio el ego (mucho) y perdi la perspectiva sobre los planes trazados a 2 años vista saliendo del hotel deseando que me llamaran.
Me ofrecen dirigir un departamento de 20 personas y organizar las cosas. El sueldo suena muy bien.
Problemas, garbancito parece que ha llegado al fin. Lo sabremos esta semana. Y claro, me quedo donde estoy, me aseguro una baja pagada en caso de hacerme falta y ya saldra otra cosa? O me lanzo de cabeza y que salga el sol por antequera?
Que rabia da la maldita discriminación. Al final la mejor opcion seria que no me llamaran. Debo desear que no me llamen para no ser yo la que quede mal. Aunque si el proceso continua, y me hacen una oferta en firme, sere sincera. Tal vez sean de ese 25% que no les importe contratar a una madre primando experiencia antes que una situación personal. Total, si hay un momento de comentar eso en un trabajo es antes de empezar y teniendo otro, no?
Sinceramente: ojala me llamen
 
Si buscas providencia en google, sale esto… sera una señal??

0 comentarios:

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

un libro, ahora

un libro, ahora

Recent Comments