Sol de otoño

Ayer los abus del comino me regalaron un día de cangureo para que yo pudiera descansar un poquito. Como no se hacer esas cosas, me fui por la mañana de compras aprovechando que no tendría que ir corriendo detras del comino, ni preocuparme porque echara a correr mientras estaba en ropa interior en el probador.

Cojí el coche y eché de menos cuando hacía kilometros por el simple gusto de pasear. Me encanta conducir, sobretodo ahora con la luz que deja el sol de otoño. Brilla de forma especial y traspasa los cristales sin llegar a provocar un calor sofocante. Era un momento magnífico que salpimenté con un poco de  buena música. MANEL empezó a cantar su "Benvolgut" y me arranque a cantar como una posesa a pleno pulmón. Luego pasé directamente a la numero 6 "Anniversari" y el Michín se baño de amor porque el catalán es la lengua de mi novio y gran amor, de papa comino y siempre suena dulce y lleno de amor. En la ultima estrofa me inundaban las lagrimas: había tanto amor en ese momento!
 
...detectar un caminet que m'anyunye del grup
o una ombreta tranquila on desapercebut
estirar-me una estona i per fi relaxar-me celebrant
el plaer indescriptible que es estar amb tu avui que et fas gran....

 El Michin se empezó a dejar notar y me senti conectada a ella y le expliqué que aquello era amor, el que siento tan fuertemente por su padre y que a veces parece haberse perdido, pero simplemente ha quedado relegado a un tercer plano tras su hermana, sus trastadas, sus payasadas y un monton de momentos que nos despistan y apartan de lo verdaderamente importante.
Recordé cuando me despidieron por primera vez. Me pidieron que me fuera a mediodía y fue un shock. Cojí el coche y me fui a Jaca a comer. Comenzaba la primavera y era el cumpleaños del que entonces era mi novio y estaba a 300 kms. Estaba por el Monrepos cuando llamó ilusionado para darme las gracias por el ramo de flores y caramelos que le había hecho llegar y yo solo lo felicité y no le conté nada hasta que nos vimos 4 dias despues al irnos a dormir. Estuve todo el día fuera de casa. Visite a una amiga y por fin, 300 kilometros despues volví a casa como si nada.
Fue una semana extraña. Me costó asumir aquello.
Ahora los despidos siguen sin hacerme gracia, obviously, pero son una fase mas de la carrera laboral. Tambien aportan experiencia.
Hecho de menos viajar en solitario. Cargar a mi malamute en el maletero, hacer una bolsa con 4 cosas y arrancarme 1000 kms hasta Finisterre con su unica compañía. O levantarme un sabado y decidir pasar el día en el Pirineo, o el finde en Toulouse recordando épocas estudiantiles.
El sol de otoño me trajo recuerdos agridulces y mucho amor. También es el prólogo a la llegada del Michín. Con él llega el frio y con el frío, ella. Y todo ante un nuevo año lleno de interrogantes.
Pero todo llama a la calma. No se porqué pero he conseguido superar el ansia por tenerlo todo controlado. Todo esta en el aire, pero el michín me dice que todo saldra bien.
Y yo se que será asi.
Una madre sabe estas cosas.

posted under , , , |

0 comentarios:

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

un libro, ahora

un libro, ahora

Recent Comments