Stivill se desdice


Pensé que nunca llegaría el dia.
Pero hoy esta siendo un gran día. Despues de mucho tiempo siento que tengo el mando sobre mi vida, que tengo las de ganar por una vez. Es viernes, ¿que mejor dia? Y poniendome al dia en facebook, descubro esta joya:

por favor, no os perdáis la respuesta de este monstruo cautivador (que no se le puede llamar de otra manera) contestando a Mamá (pregunta numero 10):
He leido el libro "Duérmete niño", y tengo la duda de a qué edad se debe empezar a aplicar el método que propone. En un recién nacido con lactancia materna a demanda, ¿cómo es posible conjugarla con el método?
Recientemente hemos publicado el libro 'A dormir', que es la actualización de los conocimientos sobre el sueño de los niños. En él, explicamos unas normas para enseñar a dormir a los niños correctamente respetando la lactancia materna, de hecho los estudios científicos que hemos publicado en la revista española de pediatría han sido realizados en niños con lactancia materna a demanda. En el cerebro de los niños existe un grupo de células que es nuestro reloj biológico. Es el que nos indica que hemos de dormir de noche y estar despiertos de día. Como otras estructuras del cerebro de los niños, este reloj biológico es inmaduro al nacer. Por esto los niños duermen a trocitos y no pueden dormir de un tirón las horas nocturnas hasta los seis meses de edad. Las normas que explicábamos en 'Duermete niño' eran para los niños a partir de los tres años que tenían el denominado 'insomnio infantil por hábitos incorrectos'. Estas norma no pueden ser aplicadas en los niños más pequeños por esta inmadurez de su reloj biológico. Hay que realizar otras rutinas respetando la lactancia materna a demanda para ir enseñando a este reloj biológico a sincronizarse con el medio ambiente y así llegar de seis meses con un sueño nocturno adecuado de unas once horas y tres siestas diurnas: una después del desayuno, una después de la comida y una después de la merienda. En nuestro libro 'A dormir' explicamos estos nuevos conocimientos científicos y damos las pautas adecuadas para que el niño, siguiendo la lactancia a demanda, pueda ir estructurando adecuadamente su sueño.

Y esto, a continuación de una respuesta vaga sobre bibliografía que sustente alguna evidencia científica sobre las bondades de su metodito es simplemente: INMEJORABLE.

Ahora la pregunta es que pasa con todos esos niños que sufrieron esa tortura por comodidad, necesidad y desinformación de sus padres. Que pasará con esos padres: ¿recapacitarán?
¿Estaran a tiempo de recuperar la confianza perdida? Porque esos niños ya estan habituados a estar solos, a que nadie responda por ellos y les ofrezca seguridad.
Me ha quedado una entrada dura y un poco desestructurada, pero para mi es la noticia del año.
Gracias a esa Mamá, que consiguió lo que parecía imposible.
Solo una petición: COMPARTIDLO

posted under |

0 comentarios:

Entrada antigua Página principal

un libro, ahora

un libro, ahora

Recent Comments