La conciliación empieza en las entrevistas


Mi primera entrevista en previsión de mi cercano aterrizaje forzoso en la cola del paro ha sido una odisea con bebe al hombro y suegra escudera al paso.
Cuando tienes una entrevista en Barcelona, tienes que echar una mañana o una tarde para media hora de conversación, asi que si tienes un bebe de dos meses y quieres hacerlo bien, tienes que pedir a tu suegra que te acompañe para estar con el bebe dando vueltas a la manzana mientras tu te pones en situación, revisas el maquillaje (que hacía siglos que no te ponías) y le cuentas a un extraño tu vida por enesima vez. Con empaque y cierto tono sobradillo. Que no se note que llevas un año en dique seco dedicada a pañales, mocos y columpios.
Asi que, por un día, añadimos a la abuela a la rutina mañanera. Primero arreglar al comino, como siempre. Luego al Michin según me iba dejando el comino, así, a dos manos. Y por fin, cuando llegó el abuelo para llevarse al Comino al cole tu ve mis 15 minutitos de margen para ponerme el disfraz de ejecutiva ejecutora que dice papa comino. Un traje nuevito que me compré nada mas quedarme embarazada (bendita lactancia materna que me ha devuelto a la casi normalidad en menos de tres meses!) y que ya me valía, maquillaje y tacones. Tuve que buscar mi bolso en el fondo del armario y mi precioso abrigo "porque yo lo valgo". Vamos que lo que menos me pegaba era el carrito que empujaba.
La odisea con el carrito por el metro de Barcelona es para contarlo otro dia con mas detenimiento porque es de vergüenza.
Luego la entrevista fue poco productiva pero me sirvió de practica. Hay que poner la maquinaria en marcha y lleva un tiempo oxidada. Ademas, los años no pasan en balde, y el interes disminuye. Las dudas crecen y las ganas de tirar la toalla y quedarme en casa en modo ama de casa suenan cada vez mejor.
No se hasta cuando seguire esforzándome. Pero os lo ire contando.
Ahora, desde aqui, tengo que darle las gracias a mi suegra y ponerle un monumento. La pobre se dio una paliza de andar, hacer trasbordos de tren y metro y subir escaleras solo porque yo tuviera una oportunidad. Y eso se merece que le hagan la ola.

4 comentarios:

MamaKoala dijo...

Uf, vaya odisea!!! Menos mal que tu suegra pudo ayudarte!!
Jajaja, seguro que el entrevistador no debía ni imaginarse la situación, lo que hay que hacer!!
Espero que tengas suerte en tu búsqueda de trabajo... o no, si prefieres quedarte en casa...

Niviuk dijo...

Pues ojala pudiera quedarme su primer añito. Mas no podria. La pena es no poder elegir y tener que trabajar si o si. El mundo no esta pensado para tener hijos.

Mamá Libélula dijo...

Me quedo con quedarse en modo ama de casa... q asco no poder elegir, verdad?

Niviuk dijo...

pues si, mama libelula, un asquito. y tal y como esta la cosa quedarse en casa se va a poner de moda me temo

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

un libro, ahora

un libro, ahora

Recent Comments